Cristiano Ronaldo se marcha con un buen partido: 90% de acierto en pases y plena influencia en ataque