La magia de Mak que dejó anonadado a su rival con un caño de lujo