La locura de Koke al celebrar el gol de Morata: casi se carga del todo a Sarabia