Sometemos a Blas Cantó a un cuestionario y esto es lo que ocurre…