Irene Rosales rompe a llorar, destrozada: "No hay nadie que me pueda consolar"