Está riquísimo pero, ¿sabes los pasos que da un pata negra hasta llegar a tu plato?