El disgusto de Kiko Rivera: se hacen pasar por su manager para estafar en salas