Mario Casas ya era un conquistador con diez años en su primera intervención televisiva