El meneo bajo la manta de Omar y Techi: sobran las palabras