Miguel Rabaneda se mete en la piel de un enterrador por un día… y acaba en una tumba a tres metros bajo tierra