Niños no, gracias: cada vez son más los espacios que prohíben la entrada a los más pequeños