Torito se rompe y cuenta la frase que le dijo su hijo de tres años: "Gracias al bichito puedo jugar contigo cada día"