Freddy se juega la vida para ganarse la confianza de Germán Arteaga en un peligroso juego