Mario Mendoza se ve obligado a sacrificar uno de sus hombres para que sus intenciones no sean descubiertas