Nemo acepta el pacto de German Arteaga tras ponerle claro quién manda en Oeste