El fútbol casi le mata pero también fue su resurrección: Rafa quiere dar las gracias a sus ángeles de la guarda