Lisardo se reencuentra con Diego, un joven guineano al que ayudó a salir adelante