La policía de Beniel confiesa que nadie les comunicó que el presunto parricida estaba denunciado