Un amigo del tatuador y descuartizador de Valdemoro: “Era un trozo de pan”