En el ascensor siempre con mascarilla: el coronavirus puede vivir en su interior entre dos y cuatro días