Una asociación de padres de discapacitados se han gastado 11.000 euros para comprar test rápidos para detectar el virus en su residencia