La autopsia revela que la bebé arrojada al río Carrión estaba viva