59 cadáveres del COVID-19, olvidados: nadie los reclama desde el pasado 21 de abril