Los hábitos pesan más que el virus: el nivel de exposición es lo que define a los supercontagiadores del coronavirus