Sensores en los aseos o parking express: la nueva normalidad de los centros comerciales