Los condenados de la Arandina intentaron volver al fútbol pero solo uno lo consiguió: así cambió su vida