Confinamiento en una autocaravana de 9 metros: la familia nómada ha vuelto al sedentarismo por el coronavirus