El coronavirus podría llevar en España desde finales de enero