El edificio en el que impactó la plancha metálica tras la explosión de Tarragona tiene una grieta preocupante