Un español en China nos da esperanza: “A las dos semanas empiezan a bajar los contagios”