Fani y Cristopher no podrán hacer negocio con el famoso grito "Estefaníaaa" : les han negado la patente