El caso del mendigo psicópata, el único que se parece al del caníbal de Madrid