Más de un millón de euros: el precio de los disturbios de Barcelona