La defensa de la mujer que mató a su bebé recién nacida argumenta que sufrió un brote psicótico