Colección de muñecos diabólicos y catanas: entramos en la casa del tatuador de Valdemoro