La presunta parricida de Girona pidió ser ingresada en un centro psiquiátrico días antes de los hechos, según Mayka Navarro