La mujer a la que el parricida de Huelva confesó el crimen: “Tenía sangre en una mano y un cigarro en la otra”