El párroco que bendice su pueblo a través de una videollamada desde las alturas