Pelayo y su prometido 'calientan' el mediterráneo