La policía tiene que intervenir en la llegada de los supervivientes a España