El policía que halló muertas a las niñas de Vilobí tuvo que ser atendido psicológicamente