La primera imagen de Fernando Iglesias, el parricida fugado de una cárcel de Orense