El 75% de aforo es la constante de la nueva normalidad: no se puede superar en comercios, cines ni piscinas