Un experto en protocolo valora el comunicado del Rey emérito: "muy pensado", "muy medido" y con un único objetivo