Sin mascarilla pero con distancia de seguridad: la llegada de los Reyes a Cuenca