Niños en Navidad: ¿Deben contar como asistentes?