Alexia sabe dónde están sus límites: “No puedo dar ningún consejo para que no te pillen en una videollamada”