Anabel Pantoja hace oídos sordos a las pullitas de su primo Kiko Rivera y se va a un spa con Omar