La misión imposible de José Araque: hablar con Sergio Ramos entre un aluvión de fans