Los bares tiran de ingenio para reabrir lo antes posible: las mamparas de metacrilato podrían ser la solución